Gases y malos olores en el cuarto de baño

Tras unos años en el sector del baño he observado que es muy frecuente en las viviendas españolas, gases y malos olores en el cuarto de baño. Además del mal olor, pueden afectar a las griferías, mamparas, cromados y otros elementos del baño. Vamos a intentar explicar el porqué y como lo evitarlos.

No quiero daros una charla técnica sobre la bajante de la finca, ni de la diferencia de presiones, desifonamiento… Lo que me gustaría es daros unos sencillos consejos que podemos hacer nosotros para tratar de solucionar el problema. En caso de no conseguirlo ya nos pondríamos en contacto con un profesional (fontanero) para que nos averigüe y solucione el problema.

En primer lugar, debemos saber que los gases y por lo tanto los malos olores salen de nuestros desagües del baño. Tanto del wc, bañera o desagües de los grifos.

Las bacterias causantes del mal olor son las llamadas “Bacterias Sulfatorreductoras Anaerobias”. El gas que producen, el sulfuro de hidrógeno y es el que origina los malos olores y puede dañar los distintos elementos del baño. Este gas tiene también la particularidad de disolverse en el agua (ácido sulfhídrico) ya sea de los inodoros, sifones o lavabos. Luego, cuando se evapora el agua por el lado que está en contacto con la atmósfera, vuelve a convertirse en gas, invadiendo el ambiente. Razón por la cual los baños con muy poco uso huelen a desagüe. Estos gases también son los culpables de que a nuestra grifería le puedan salir puntitos negros. Dicho puntitos si se tratan al principio puede eliminarse (pulimento). Si dejamos pasar el tiempo sin tratarlos ya será demasiado tarde y deberemos cambiar el grifo.

En este punto es necesario hablaros de la importancia de los sifones en el baño. Ellos son la principal barrera para que los gases no accedan al baño.

Fundamental que estén bien instalados, bien sellados y que siempre contengan agua para impedir el paso a los gases. Por ello en los baños de menos uso, es bueno de vez en cuando abrir los grifos un poco para rellenarlos del agua que se haya podido evaporar.

Cómo podemos evitar o paliar estos gases?

  • Ventilación, si el baño tiene ventana ventilaremos diariamente, sino la tienes no cerremos el baño a cal y canto
  • Revisar el estado de las juntas entre los sanitarios y las salidas del agua. Sellando, masillando o siliconando si fuese necesario
  • Revisar el estado de la junta entre el inodoro y el suelo
  • Revisar el estado de las juntas del bote sifónico

Si con esto el problema persiste deberemos contactar con un profesional.

Por supuesto, hay más motivos por los que pueda oler el baño o se puedan picar los materiales. La cercanía al mar, productos del baño de baja calidad, limpiar con productos abrasivos…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *